Por qué

Predicamos

Redescubriendo las razones escriturales de por que hacemos lo que hacemos

 

El ejercicio de pensar, no solo no nos hace mal, sino que viene a ser determinante en la calidad y la cantidad de vida de cualquier ser humano. Pensar no debe ser una excepción en los asuntos de la fe. No siempre volver sobre los pasos significa no progresar, por eso en ciertos momentos de la vida, resulta un ejercicio bien poderoso, volver a repensar, lo que ya se pensó, a releer lo que ya se leyó, a redefinir lo que ya se definió y a redescubrir lo que ya se descubrió.

 

La pregunta de ¿Por qué predicamos? busca su respuesta en ese ejercicio -que debiera ser una obligación para toda la Iglesia– en el que edescubrir las razones escriturales de por qué hacemos lo que hacemos, permita clarificar la visión, actualizar el mansaje, renovar la fe, resucitar la frescura de la misión y hacer más efectiva la acción de la Iglesia en la sociedad que le toca transformar.

 

“Si redescubriéramos las razones bíblicas de por qué hacemos lo que hacemos –dice el autor– volveríamos de nuevo a ser aquel pueblo del libro que no solo lo tiene bajo un brazo en un culto de fin de semana, sino que también volvería a practicar los principios y mandamientos que en él se expresan, garantizando así la posibilidad cierta y cercana de hacer en el mundo la gran diferencia”.

©2017 omarherrera.com. Todos los Derechos Reservados. Creado por Sergio C. y administrado por Neotes74